¿Quién no se transformó en dragón alguna vez? ¿Y quién no se sintió horrible inmediatamente después?

Y es que las mamás no somos perfectas, somos reales. Muchas veces nos vemos desbordadas y nos convertimos en seres que no queremos. Lo importante es reconocer nuestros errores, pedir perdón y volver… de eso trata este hermoso y divertido libro, ilustrado por Wonky  steverlynck con increíbles acuarelas.

‘La mayoría de las veces mi mamá es mi mamá. Quiero decir que es una persona común y corriente, como vos y como yo” Así empieza este libro que cuenta desde la mirada de una niña como un día, su mamá se convirtió en dragón.

Su autora Belén López Medus es psicóloga y al final del libro nos regala un mimo a las mamás y papás. Entre muchas cosas lindas, dice que esta historia viene a recordarnos que nuestros errores no nos hacen malos padres, sino que nos hacen padres reales.