Eva Mastrogiulio, autora e ilustradora de este hermoso libro dedicado a sus hijos, nos recuerda y regala en cada página lo maravilloso de las cosas simples, de lo cotidiano y de lo más valioso que podemos dar a nuestro ser querido.

La tipografía utilizada en este libro es OpenDyslexic amigable para lectores con dislexia.