Este libro es un desafío constante. Va a ir a dónde lo lleve un pequeño viajero y su familia, a uno o a muchos viajes, a pocos o muchos kilómetros. Tomará la forma final de la mano de su segundo autor –el lector viajero-, el color de su creatividad y todas las emociones que capture en una escapada de fin de semana, en unas vacaciones por Argentina o en un viaje a cualquier lugar del mundo.

Es una bitácora de exploraciones, un registro de emociones y asombro, alegrías y decepciones, una guía
para observar lo desconocido desde múltiples miradas (naturaleza, arquitectura, gastronomía, actividades). Incluye tips para armar valijas, planificar el viaje, hacer fotografías y enfrentar inconvenientes, recetas para picnic y juegos para entretenerse en el auto, la terminal o el aeropuerto.

Todas las emociones viajeras (así como las de la previa y el regreso a casa) quedarán en sus 160 páginas,
instando a los chicos al aprendizaje y la valoración de sus vivencias,